Qué son los aneurismas y cómo podemos tratarlos

Los aneurismas cerebrales ocurren cuando hay un área debilitada en la pared de un vaso sanguíneo. Un aneurisma puede estar presente desde el nacimiento (congénita) o desarrollarse posteriormente en el transcurso de la vida, como después de una lesión a un vaso sanguíneo.

Existen muchos tipos diferentes de aneurismas. El tipo más común se llama un aneurisma sacciforme y puede variar su tamaño desde unos pocos milímetros, a más de un centímetro. Los aneurismas baya pueden medir más de 2 cm y son más comunes en los adultos. Los aneurismas baya múltiples se heredan de padres a hijos con más frecuencia que otros tipos de aneurismas.

Una persona puede tener un aneurisma sin tener ningún síntoma. Este tipo de aneurisma se puede encontrar haciendo una resonancia magnética o tomografía computarizada del cerebro cuando se hace por alguna otra razón.

Un aneurisma cerebral puede empezar a "fugar" una pequeña cantidad de sangre, lo que puede causar dolor de cabeza severo, que el paciente describe como "el peor dolor de cabeza de su vida". Esto significa que el dolor de cabeza podría ser una señal de advertencia.

Los síntomas también pueden ocurrir si el aneurisma comprime estructuras circundantes en el cerebro o se abre (se rompe) y provoca una hemorragia intracerebral.

Los síntomas dependen de la localización del aneurisma, si se rompe o no y en qué parte del cerebro es la presión, pero los síntomas pueden incluir:

- Visión doble
- Pérdida de la visión
- Dolores de cabeza
- Dolor en los ojos
- Dolor en el cuello
- Tortícolis

El resultado depende de muchos factores. Los pacientes que entran en coma profundo después de una ruptura de un aneurisma no tienen tantas posibilidades, como aquellos con síntomas menos graves. Los aneurismas cerebrales rotos con frecuencia son mortales, de los que sobreviven, aproximadamente 1 de cada 4 tendrá alguna discapacidad permanente.

Para obtener más información sobre neurología en Mexicali, Mexico por favor llámenos gratis al 552-23-00 Ext. 239